Archive | febrero 2012

Terminé de tejer las partes de mi diseño y ahora… cómo las uno?

Antes que nada, espero que hayan iniciado este año tejiendo mucho (así lo he comenzado yo, más allá de estar de vacaciones!) o al menos que tengan muchos proyectos tejidos (y de los otros) por realizar!!
Pensando un buen tip, para iniciar este año 2012, y teniendo en cuenta que en eso estoy, me dí cuenta de que hay un momento no tan feliz, pero clave, en la vida de toda tejedora…es aquel en el que debemos coser las piezas que conforman nuestro diseño de tal forma que el resultado sea óptimo.
Supongo que para algunas de ustedes, puede no representar algo molesto pero -por experiencia- les digo que para muchas de nosotras no es el momento más agradable de nuestro quehacer!
Sin embargo es algo inevitable e imprescindible y por lo tanto conviene que aprendamos a realizarlo del mejor modo posible, ya que una costura de mala calidad puede arruinar -en un segundo- el más bello trabajo tejido.
Debemos tener cuidado y poner atención al coser, además de respetar las indicaciones al respecto, en el caso de seguir un modelo y que el mismo las incluya.
Son varias las costuras de que disponemos y mucho tendrá ver, en la utilización de una u otra, las piezas a unir, el tipo de trabajo que es y más allá de todo, nuestro gusto y comodidad.
Es por ello que aquí les dejo la descripción de cada una de ellas:
COSTURA PLANA:
Es la más simple si se quiere, pero es una de las más utilizadas y en algunos casos la más aconsejada.
– para realizarla se deben disponer ambas piezas del tejido con las caras del derecho juntas.
– con la cara del revés hacia nosotros, se deben hacer coincidir ambas partes, punto por punto e hilera por hilera y asegurar el hilo de costura en el extremo derecho de la pieza anterior.



– luego habrá de pasarse la aguja a través del punto de borde por la cara del revés de la pieza posterior y luego a través del punto correspondiente de la pieza anterior. Tirar del hilo, para asegurarse de que quede firme.





– dar luego una puntada a través del punto siguiente, pero primero por la pieza anterior y luego por la posterior.





– continuar de esta forma hasta el final, dar vuelta el trabajo y confirmar que las hileras coincidan perfectamente.



– finalmente planchar la costura por el revés para que quede plano el borde interior.
COSTURA DE PESPUNTE:
No es muy compleja y puede resultar útil para bordes no muy parejos (como ocurre a veces con las mangas). Sin embargo deben tener presente que no es la más exquisita, ni mucho menos invisible.
– se disponen también ambas caras del derecho de las piezas a unir, teniendo en cuenta la coincidencia de puntos e hileras y se unen con alfileres ubicados a poca distancia unos de otros.




– se asegura el hilo a la derecha y luego con la aguja de coser en la parte posterior de la labor, se lo pasa para realizar un punto hacia la izquierda. Tirar del hilo y llevarlo a la parte anterior.





– llevar la aguja hacia la derecha, por la parte anterior primero y luego por la posterior, pasándola por el orificio final de la última puntada.



– repetir este movimiento hasta el final.
Como verán esta costura se corresponde con la de pespunte en tela.
COSTURA INVISIBLE:
Es la costura ideal para prendas de bebes y niños, ya que no deja borde posterior, así como también de toda prenda que requiera costuras absolutamente disimuladas. No es tan fácil, pero una vez que le tomen la mano, no podrán elegir otra.
– disponer ambas piezas a unir, lado con lado, con las caras del derecho frente a nosotros.


– asegurar el hilo en el borde inferior del revés de una de las piezas.
– llevar el hilo al frente de la labor y dar una puntada por encima para pasar la aguja a la otra pieza, tomando la hebra central del primer punto.



– tirar entonces del hilo, tensando bien para obtener una puntada firme.
– pasar luego la aguja al primer lado y hacer lo mismo con el punto correspondiente del otro lado.
– luego de tres o cuatro puntos, tensar el hilo tirando del mismo con cuidado.



– no hace falta tensar cada vez, porque conviene ver bien los puntos para tomar adecuadamente la hebra
central de un punto y otro, de cada lado.
– observen bien el dibujo, para darse cuenta de cual es la hebra (central) por donde pasará la aguja, ya que es la clave de esta fantástica e invisible costura.
COSTURA PUNTO A PUNTO LATERAL:
En lo personal me gusta trabajar, en la mayoría de mis prendas, con una costura que -con las piezas dispuestas del mismo modo que en la costura invisible- toma la hebra interior de cada punto de borde.


No es para nada difícil, es prolija ya que se realiza punto por punto (aunque no es invisible) y el borde   interior es mínimo y delicado.
Finalmente recuerden que con la técnica del remallado (que expliqué hace algún tiempo) también pueden unir piezas tejidas con absoluta prolijidad.

Practiquen hasta descubrir cual les gusta y conviene más en cada caso y no le resten importancia, ya que nos guste o no, representan una parte fundamental de nuestra labor tejida y hacen a la calidad de un buen trabajo artesanal.